Los psiquiatras apuestan por los suplementos en el tratamiento de la depresión

Los psiquiatras apuestan por los suplementos en el tratamiento de la depresión


En el VI Congreso Nacional de la AEPP se pone de manifiesto la utilidad de los ácidos grasos Omega-3 en depresión.

Ya se sabía que los ácidos grasos omega-3 tienen muchos beneficios para la salud, pues reducen el riesgo de enfermedades del corazón y los niveles de triglicéridos, entre otras ventajas.

Los expertos reunidos en el marco del VI Congreso Nacional de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, han revisado el papel de los ácidos grasos Omega-3 en depresión, concluyendo que los Omega-3 pueden aportar beneficios clínicos cuando se utilizan como complemento del tratamiento antidepresivo habitual.

Estas conclusiones se han hecho públicas a partir de un simposio, que ha contado con la presencia de los Dres. Almudena Sánchez Villegas (Universidad Las Palmas de Gran Canaria) y Vicent Balanzá Martínez (Universidad de Valencia, CIBERSAM).

La Dra. Almudena Sánchez Villegas ha revisado las evidencias publicadas sobre la relación Omega-3 y depresión. En primer lugar, ha comentado que los estudios epidemiológicos confirman la relación entre depresión y déficit de Omega-3: un mayor consumo de pescado graso rico en Omega3 se relaciona con una menor incidencia de depresión.

Al revisar los resultados de los estudios con Omega-3 en tratamiento de la depresión, la experta ha puntualizado que los ensayos no han encontrado que exista efecto alguno de los Omega-3 en población sana o en enfermos sin diagnóstico clínico de depresión, así como en población con un diagnóstico de depresión no confirmado.

Sin embargo, la Dra. Sánchez comentó que “la suplementación con Omega-3 resultó particularmente efectiva en la mejora de la sintomatología depresiva en pacientes con un diagnóstico de depresión mayor o de trastorno bipolar, lo que puede significar que existe una relación entre la efectividad de los Omega-3 y la intensidad de la depresión”.

Para responder a las siguientes preguntas “¿Monoterapia o coadyuvante? ¿EPA o DHA?”, la experta se hace eco de los resultados publicados y expone que los estudios sí han confirmado que existe un claro efecto beneficioso cuando se administran complementos nutricionales con un porcentaje de EPA superior al 60%, y muy especialmente en pacientes con diagnóstico de depresión, con sintomatología moderada-intensa, y siempre que se administre como coadyuvante del tratamiento farmacológico.

Por su parte, el Dr. Vicente Balanzá ha profundizado en los procesos bioquímicos que se dan en la depresión: déficit de la neurotransmisión de monoaminas y disminución del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) y ha destacado que en esta alteración psiquiátrica, también se observa un importante componente inflamatorio.

Para explicar el papel de los Omega-3 en depresión, el Dr. Balanzá ha remarcado que el ácido eicosapentaenoico (EPA) es un potente antiinflamatorio, capaz de reducir las citocinas y prostaglandinas proinflamatorias, aumentar el BDNF, y normalizar la neurotransmisión monoaminérgica. “Por ello, puede afirmarse que su uso de podría mejorar muchos de los mecanismos fisiopatológicos y moleculares alterados en depresión”, ha concluido el experto.

Asimismo, el Dr. Vicente Balanzá, ha revisado los resultados de una serie de estudios clínicos realizados para valorar el beneficio de estos suplementos en asociación al tratamiento antidepresivo con resultados positivos. El Dr. Balanzá comentó que su beneficio como coadyuvantes del tratamiento antidepresivo viene avalado por recomendaciones de uso en diferentes guías clínicas internacionales.

e epa dieticlar newsletter

El etilo-eicosapentaenoico (E-EPA) que pertenece a una nueva generación de omega-3, es una preparación refinada de aceites de pescado azul, que se obtiene mediante una doble destilación, molecular y al vacío, con una alta concentración y pureza (70% y 90%), libre de colesterol, DHA, triglicéridos, ácidos grasos “trans” y contaminantes, con un color pálido, gusto y olor suaves, cuyo proceso de esterificación (el grupo etilo añadido al EPA para obtener el E-EPA) hace aumentar su capacidad lipofílica por lo que se absorbe mejor y atraviesa más fácilmente la barrera rematoencefálica.

Esta preparación ha mostrado en diversas investigaciones, ser superior al resto de productos omega-3 existentes, estando muy especialmente indicado para la salud mental y emocional como se puede desprender de los diversos estudios aquí tratados.

El E-EPA es un complemento alimenticio al que no se le conocen efectos secundarios después de estar investigándose desde los años 80, y parece ser totalmente seguro para el uso continuo a largo plazo. Su buena tolerabilidad puede constatarse en diversas investigaciones, como por ejemplo la realizada por el departamento de psiquiatría de la Universidad de Stellenbosch en Tygerberg, Ciudad del Cabo (Emsley, Myburgh, Oosthuizen, & Van Rensburg, 2002), que realizó un estudio randomizado como tratamiento suplementario de la esquizofrenia. 40 pacientes son síntomas persistentes y con más 20 años de antigüedad de los mismos, que habían recibido un mínimo de 6 meses de tratamiento antipsicótico que se continuó durante la experiencia, fueron randomizados en dos grupos, uno con 3 g de E-EPA al día y el otro grupo placebo, durante un período de 12 semanas. Al cabo de este tiempo, el grupo tratado con E-EPA obtuvo una notable reducción en los síntomas positivo y negativo en las escalas de los resultados totales y en los resultados de diskinesia, que el grupo tratado con placebo. El resultado sugirió que podía ser efectivo y bien tolerado el E-EPA como complemento en los tratamientos de esquizofrenia.


DHA y el EPA como ácidos grasos esenciales omega-3 con mayor presencia celular, en los efectos beneficiosos sobre los trastornos depresivos. Algunos autores sugerían que al ser el DHA el más abundante en el cerebro y la retina, podría jugar un papel importante en la depresión (Peet, Murphy, Shay, & Horrobin, 1998), (Fava & Mischoulon, 2002), mientras que otros requerían precaución y más investigaciones para comprobarlo (Mischoulon & Fava, 2000). Sin embargo, diversos resultados obtenidos evidenciaron que el DHA no es efectivo, mientras que el EPA sí lo es, especialmente en depresión mayor, por lo que es muy aconsejable suministrar EPA de forma aislada para conseguir mejores resultados en depresión, ya que de esta forma las moléculas EPA no tienen que competir con las de DHA por los mismos receptores celulares, de ahí que la fórmula E-EPA sea más ventajosa para que el EPA actúe con mayor eficacia.

E-EPA se presenta en estuches conteniendo 60 y 120 perlas.

 

Contáctanos

 
  ¿Tienes una pregunta? ¿O necesitas apoyo comercial? Contacta con nosotros y resolveremos tus dudas. Solicita información para distribución o plantea tus dudas sobre nuestra gama de productos.    

Direccion

Calle > Córsega - número 51 - entresuelo - puerta 5ª 08029 Barcelona

Llamanos

Telefono: (93) 419 36 26

Email

Web: http://www.dieticlar.com
Email: info@dieticlar.com

Main Menu